EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE PROVOCA EL 21% DE LOS PROBLEMAS DE SALUD QUE SUFRE LA POBLACIÓN MUNDIAL (NOTICIA EMBARGADA PARA SU DIFUSIÓN EL 8 DE DICIEMBRE) MADRID, 7 (SERVIMEDIA)

El 21 por ciento de los problemas de salud que sufre la población mundial tienen su origen en causas ambientales, según el informe “Recursos Mundiales 2006: La riqueza del pobre; manejo de los ecosistemas para combatir la pobreza”, realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Banco Mundial y el Instituto de Recursos Mundiales.

El informe aborda un minucioso análisis de la situación económica y ambiental en las distintas regiones del planeta y subraya la importancia de gestionar de forma racional y sostenible los recursos naturales para reducir la pobreza.

En abril de 2006 se presentará la edición en castellano de la obra, que será editada por Ecoespaña, en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid y la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA).

El documento señala que las causas ambientales están en el 21 por ciento de las enfermedades y muertes que se producen cada año en el mundo y concreta que muchos de estos problemas de salud, fundamentalmente en los países más pobres, se producen mediante infecciones respiratorias agudas y diarreas.

Los sectores sociales con menos recursos económicos, y entre ellos los niños, son las principales víctimas de los efectos que el deterioro del medio ambiente tiene en la salud.

Aunque los niños menores de cinco años suponen sólo el 10 por ciento de la población mundial, sufren el 40 por ciento de la carga por enfermedades relacionadas con el medio ambiente, según expone el informe.

La diarrea provocada por aguas no potables y saneamiento inadecuado es responsable de la muerte de, aproximadamente, 1,8 millones de personas en el mundo cada año, de los que 1,6 millones son niños menores de cinco años.

Por su parte, las enfermedades respiratorias son causadas en gran parte por la exposición a altos niveles de humos en interiores por cocinar con estiércol, madera u otros combustibles procedentes de la biomasa.

Más de la mitad de la población mundial, unos 3.500 millones de personas, dependen actualmente de estos combustibles como su principal fuente de energía y las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía prevén que esta dependencia probablemente se incrementará en los próximos años, con 200 millones de personas adicionales, en su mayoría pobres. EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN

Los datos que recoge el informe indican que la contaminación del “aire de interior” está relacionada con más de 1,6 millones de muertes cada año, de las que 500.000 ocurren sólo en India.

En zonas urbanas, la contaminación atmosférica por las emisiones de vehículos, humo de las chimeneas industriales, polvo y otras partículas es también un importante riesgo de salud. La contaminación atmosférica provoca unas 800.000 muertes cada año, la mayoría en los países en desarrollo.

Además, el informe advierte de que en el futuro el cambio climático implicará un considerable riesgo de salud ambiental, ya que puede intensificar las amenazas ambientales para la salud ya existentes.

Transmisores de enfermedades como la malaria, dengue, esquistosomiasis y la enfermedad de Chagas pueden extender su alcance con el cambio de las pautas de temperatura y lluvia.

De hecho, el documento recuerda que los mosquitos están entre los primeros organismos que ampliarán su alcance cuando las condiciones climáticas les sean más favorables, por lo que los casos de malaria y dengue pueden aumentar su ya alto impacto, sobre todo entre los más desfavorecidos.

La escasez de agua es ya un problema fundamental en muchos países y las variaciones en las lluvias y las temperaturas asociadas con el cambio climático empeorarán esta situación. Incluso sin cambio climático, el informe destaca que el número de personas afectadas por la escasez de agua está previsto que aumente de 1.700 millones a 5.000 millones en 2025.

Además, se prevé que las cosechas se reducirán en la mayoría de las regiones tropicales y subtropicales por el cambio de las pautas de lluvia y temperaturas con el cambio climático

EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE PROVOCA EL 21% DE LOS PROBLEMAS DE SALUD QUE SUFRE LA POBLACIÓN MUNDIAL (NOTICIA EMBARGADA PARA SU DIFUSIÓN EL 8 DE DICIEMBRE) MADRID, 7 (SERVIMEDIA)

El 21 por ciento de los problemas de salud que sufre la población mundial tienen su origen en causas ambientales, según el informe “Recursos Mundiales 2006: La riqueza del pobre; manejo de los ecosistemas para combatir la pobreza”, realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Banco Mundial y el Instituto de Recursos Mundiales.

El informe aborda un minucioso análisis de la situación económica y ambiental en las distintas regiones del planeta y subraya la importancia de gestionar de forma racional y sostenible los recursos naturales para reducir la pobreza.

En abril de 2006 se presentará la edición en castellano de la obra, que será editada por Ecoespaña, en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid y la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA).

El documento señala que las causas ambientales están en el 21 por ciento de las enfermedades y muertes que se producen cada año en el mundo y concreta que muchos de estos problemas de salud, fundamentalmente en los países más pobres, se producen mediante infecciones respiratorias agudas y diarreas.

Los sectores sociales con menos recursos económicos, y entre ellos los niños, son las principales víctimas de los efectos que el deterioro del medio ambiente tiene en la salud.

Aunque los niños menores de cinco años suponen sólo el 10 por ciento de la población mundial, sufren el 40 por ciento de la carga por enfermedades relacionadas con el medio ambiente, según expone el informe.

La diarrea provocada por aguas no potables y saneamiento inadecuado es responsable de la muerte de, aproximadamente, 1,8 millones de personas en el mundo cada año, de los que 1,6 millones son niños menores de cinco años.

Por su parte, las enfermedades respiratorias son causadas en gran parte por la exposición a altos niveles de humos en interiores por cocinar con estiércol, madera u otros combustibles procedentes de la biomasa.

Más de la mitad de la población mundial, unos 3.500 millones de personas, dependen actualmente de estos combustibles como su principal fuente de energía y las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía prevén que esta dependencia probablemente se incrementará en los próximos años, con 200 millones de personas adicionales, en su mayoría pobres. EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN

Los datos que recoge el informe indican que la contaminación del “aire de interior” está relacionada con más de 1,6 millones de muertes cada año, de las que 500.000 ocurren sólo en India.

About these ads